Un hombre iluminado

"Javier Miranda es de otro planeta. O es uno de esos argentinos que, cruzados por tantas crisis y tantos problemas que genera el país, saben reinventarse con la velocidad de la luz. Es el presidente del Grupo Uno LED, empresa que fabrica pantallas de esa tecnología y que surgió de la mano de la caída del negocio de la imprenta".

REVISTA FORBES

VER NOTA

BLOG

Se termina julio...

Termina julio y estoy trabajando fuera de mi país. Es muy difícil estar alejado, sabiendo el terrible momento de cambios e incertidumbre que estamos pasando en Argentina. Yo no los entiendo, no lo puedo creer en muchos casos, pero como siempre digo, la política la hago dentro de la empresa, dando esperanza, contagiando alegría, compartiendo momentos y mostrando el camino del éxito a futuro. Hoy me creo y me siento más fuerte que nunca, porque debo demostrarle a todos que seguimos de pie más que nunca, contra quien sea y cómo sea. Siento mucho orgullo de llevar la celeste y blanca en el alma.

Hoy estoy fuera por unos días para atender las otras empresas, y cuando cuento lo que nos pasa a los argentinos no lo pueden creer, en serio es incomprensible para países y sociedades acostumbradas a que la inflación sea de un dígito y el estrés por el dólar no exista, pero les digo, esta tormenta va a pasar y será una más de las que venimos pasando. A ver amigos, cuesta, sí, obvio, y cuesta mucho, pero menos que antes. Ya tenemos la experiencia, ya conocemos la señal de arma. Desenfundá la espada y atacá antes. ¡Sos el espadachín de la gloria! Atacá, atacá, con paciencia, con cordura y respeto, pero atacá. Que no te gane la angustia. Que no te gane la mala onda. Ponele color a tu vida. Rodeate de amigos y amigas. Jugá al truco, o a la escoba del 15. Rían a carcajadas, porque este momento será un anécdota más.

Yo, a mis 48 años, y después de tantas idas y vueltas, me siento muy feliz, y quiero transmitir la felicidad a todos porque todos pueden dar más de lo que dan. Y si tenés más, da más. No aflojes, que para eso existen las tuercas, vos sos duro como el bulón. Me acuerdo en el año 1982, cuando comía en el comedor del colegio, y a fin de mes iba a buscar la Caja PAN a la escuela. Me acuerdo de la casa de chapa y madera donde vivíamos. El baño fuera de la casa, y como jugábamos con fósforos quemados y chapitas de gaseosa. No tenía para juguetes, juntaba botellas, quemaba cables para vender el cobre, fundía plomo, y trabajaba en un carro tirado a caballo vendiendo verduras. Esa fue mi infancia y estoy orgulloso de haberla vivido. Hoy no le tengo miedo dólar, a la Inflación. Los locos emprendedores como yo le decimos “no te tenemos miedo y agárrate que somos fuertes e inteligentes”. Si me das fuego, te devuelvo agua. Si me das tierra, te devuelvo viento. Si creés en mí, te devuelvo fe. Si vos creés en vos, yo te doy mi corazón.
Aguante argentina 

JBLB

Jamás bajes los brazos, llegó

Después de una larga espera, llegó. ¡Tengo mi libro en mis manos! 

En Jamás bajes los brazos, les quiero contar mi historia, aquella que muestra que si creés en vos mismo todo es posible. Realmente, me siento muy afortunado de poder compartir mis vivencias con ustedes, y motivarlos para que nunca abandonen sus sueños

Los invito a leerlo, comprarlo y hasta obsequiarlo, ya que todo lo recaudado será destinado a Somos Luz, un movimiento que ayuda y contiene a niños en situación de calle.

Espero que Dios ilumine el camino de todos y deseo desde el corazón que mi experiencia sea un simple ejemplo de que siempre se puede salir adelante. Podés adquirir "Jamás bajes los brazos", a través de Mercado Libre, haciendo click aqui→ https://bit.ly/JamásBajesLosBrazos-LaHistoriaDeJavierMiranda

¡La unión crea el éxito!

Acabo de vivir tres días hermosos en Santiago del Estero, rodeado de leones y leonas. Todo comenzó hace algunos meses cuando Horacio me consultó sí quería participar en la Expográfika del NOA, en La Banda. La verdad es que con mis viajes me resultaba difícil confirmar si podía estar o no, pero mi equipo de trabajo de Argentina me dijo: “Javi, nosotros nos encargamos de todo, olvidate”. Ok, dije, y pasaron los meses y yo opinaba muy poco. Un día en Miami, otro en Bolivia, Europa, siempre gracias a Dios por alguna parte del mundo. Pero se acercaba el día de la Expo y si bien no sabía mucho, igual decidí viajar los 1.100 kilómetros en auto hasta Santiago. El equipo salió un día antes. 13 personas partieron hacia tremenda aventura, y después de 12 horas de manejar llegué casi a la medianoche al lugar donde estaban trabajando. ¡Habían preparado todo de una forma espectacular! Todo organizado para mostrar nuestras pantallas de LED, el sonido y los demás productos. Se me acercaban a saludarme y a preguntarme a cada rato qué cambiaría, qué movería o qué me parecía tal o cual cosa, y yo estaba de pocas palabras, no decía mucho porque mi asombro fue muy grande al ver el tremendo trabajo que hicieron.

En ese momento del viaje por dentro me dije "lo logré". Me escucharon, me entendieron, y eso es lo que creo que es el significado de la unión, del sacrificio, del compañerismo. De saber escuchar, de ser observador, eficaz, honesto, sensible y talentoso de CREAR, CREER y CRECER. Los 13 demostraron que si un loco pudo, ellos también, y siguieron el legado del emprendedor e hicieron un trabajo tan hermoso que estoy seguro que hasta a ellos los sorprendió. Lograron entre todos la presentación más linda porque ellos se enamoraron de lo que mostraron, y la gente que se acercaba al stand lo sintió. Es hermoso trabajar con tremendas bestias del corazón. También fue emocionante lo que hicieron los integrantes del equipo que se quedaron a hacer el aguante en la empresa. Demostraron gran capacidad de gestión y organización.

¿Por qué les cuento esto? Simplemente para que entiendan que los éxitos no se logran solos, se logran en equipo. Se logran comprendiendo y respetando al compañero, escuchando las ideas, delegando y aceptando los errores porque de ellos aprendemos. Un empresario como yo, que soy nuevo en el cargo tiene una sola palabra para definir a la gente que trabaja a mi lado: ORGULLO. El destino ya les está avisando el camino a seguir. Valores y convicciones, hoy mi post se lo dedico a ellas y a ellos, hoy mi pecho se agranda y siento que estoy cumpliendo otro de mis sueños: que me escuchen, que me entiendan. Yo dije una vez que voy a iluminar el mundo con pantallas de LED, y hoy más que nunca afirmo que junto con mi gente cumpliré ese sueño.

Cuando te vayas a dormir y digas o pienses que no podés, que ya lo intentaste, cerrá los ojos y acordate de esta frase: Jamás bajes los brazos.

Mirá a tu alrededor y tendrás miles de motivos para decirlo. Si creés en vos, yo también. Y así muchos más se unirán a tu locura de hacer.

JBLB.