Que Nada Te Detenga

23 Noviembre, 2021

public/blogs/1642780593-nada te detenga.jpg

Un día más de vida, cómo no estar feliz. Siempre pensando qué hacer, qué mejorar. Miro para atrás y pienso que jamás olvidaré lo feliz que fue mi infancia, aunque tuviera tan poco en lo material. Me encantaban los soldaditos, las figuritas, los tanques de guerra, los trenes y los autos, aunque muchas veces era difícil tenerlos. Hoy ya con 48 años cada vez que paso por una juguetería me quedo mirando la vidriera y pienso lo que me hubiera gustado tener alguno de esos juguetes en aquel entonces. Esto viene a cuento de una historia que paso a relatarles.

A mis 15 años yo estaba de novio y no tenía un peso partido al medio. Apenas tenía para un boleto de colectivo y se venían los quince de mi novia de ese entonces. La verdad es que nunca me gustó pedir plata, siempre me las rebuscaba, así que me fui a San Martín a buscar trabajo de lo que sea, solo para poder comprar un regalo que la hiciera feliz. Caminando por la peatonal vi en una vidriera un hermoso oso de peluche. Dije “ese es el regalo”. Corría el año ´88, piensen que no es como ahora que podés comprar algo en cualquier lado. Entré a la tienda y cuando la vendedora me dijo lo que salía quería que la tierra me tragara. ¡De dónde sacaba el dinero! Salí de ahí triste, pero a 20 pasos un local tenía un cartel que decía “Necesito volantero”, o sea, repartidor de folletos para los que me leen de otros países. Entré y tomé el trabajo, que consistía en darle un folleto a cada persona que pasaba por ahí. El pago era diario, por lo que todos los días pasaba por la tienda y dejaba plata para ir pagando el oso de peluche. 15 días trabajé por el regalo y por ver la cara de felicidad de mi novia. Valió la pena el sacrificio.

Lo bueno hay que buscarlo, lo que uno quiere tiene que trabajarlo porque nadie te dará nada. Hacer feliz a otra persona depende de vos, pensá que con tu esfuerzo y sacrificio lo vas a conseguir. Que un oso de peluche no te detenga. Ponete una meta y no pares hasta cumplirla, sea la que fuere. Muchos me escriben para que les dé un consejo o una opinión para salir adelante. Muchachos, muchachas, siempre les voy a decir lo mismo, paciencia, ganas, esmero. Ser buena persona son dos palabras que si las llevás a la práctica, seguro tendrás éxito. Hoy, mañana, pasado, o en años. 40 años tuve que esperar, a esa edad me tocó a mí, y hoy puedo pasar por una juguetería y comprarles los osos de peluche que me piden mis hijas.

Cuando veas barro no te escondas, pisalo y sentí lo que es embarrarse. Si ves que va a llover, caminá bajo el agua y sentí esa lluvia. Y si el sol quema fuerte, quemate. Y si tenés hambre, aguantate. Cuando sientas todo eso te darás cuenta de que estás preparado para enfrentar sin miedo todo lo que emprendas. El fracaso solo será algo que pasará rápido para darle lugar al éxito. El cielo es el techo. JBLB. 🦁